lainformacion.comComida y Bebida

Practicopedia > Categorías > Comida y Bebida > Cocina para niños > Cómo preparar una merienda sana y equilibrada para tu hijo

Cómo preparar una merienda sana y equilibrada para tu hijo

Intenta sustituir productos como las chocolatinas por otros más saludables como la fruta

893170_0.jpg
Los lácteos y las frutas son una muy buena elección a la hora de preparar la merienda. FOTO: Getty Images.

30/09/2014 por: Practicopedia

Los expertos médicos recomiendan realizar siempre cinco comidas al día. Aunque el desayuno, la comida y la cena son las más importantes, el tentempié a media mañana y a la tarde también deben ser tenidos en cuenta. En los más pequeños de la casa, la necesidad de preparar todas estas comidas es aún mayor ya que se encuentran en una etapa de crecimiento. Por ello, en este practicograma descubrirás cómo variar la merienda para que sea rica y saludable para tu hijo.

  1. 1 Un bocadillo, la elección perfecta.

    Una pequeña porción de pan con algún embutido es una opción perfecta para la hora de la merienda. Eso sí, deberás tener en cuenta que no todos los bocadillos tienen las mismas calorías.

    Según el informe elaborado por la Organización de Consumidores y usuarios (OCU), un bocadillo de jamón tiene unas 180 kcal, frente a las 270 de uno de nocilla. Intenta renunciar a los sándwiches prefabricados y opta por productos caseros.

  2. 2 Reduce el nivel de bollería.

    Bollycaos, donuts, palmeras de hojaldre, magdalenas, cañas de crema... Son productos que, seguro, encantan a los más pequeños de la casa pero cuyo consumo debe hacerse con mucha moderación. Una rosquilla puede contener unas 250 calorías pero, más allá de su alto componente calórico, las grasas saturadas de este producto no son en absoluto recomnedables para el cuerpo.

    La bollería es, sin duda, una de las opciones menos recomendables en cualquier dieta que pretende ser equilibrada.

  3. 3 Leche y yogur, buenos acompañantes.

    Los lácteos son siempre fuente de calcio. Si quieres que tu hijo crezca fuerte, acompaña su merienda con un vaso de leche o un yogur. Un pequeño bocadillo y un poco de leche saciará al niño y le permitirá estar activo hasta la hora de la cena.

  4. 4 Galletas sí, pero con cautela.

    Junto a la bollería, las galletas son otro de los productos que más aman los pequeños a la hora de la merienda. Este producto, de por sí, no es malo, pero hay que saber diferenciar entre unas galletas y otras. No es lo mismo unas naturales que otras con cobertura de chocolate.

    De un modo u otro, el elevado contenido en grasas saturadas de la mayoría de las galletas hacen que puedan contribuir al aumento de la obesidad infantil.

  5. 5 La fruta es fundamental.

    Cinco piezas de fruta o verdura al día. Es la recomendación que suelen realizar los nutricionistas a la hora de pautar una dieta sana y equilibrada.

    Un plátano, una mandarina, una pera, albaricoques o un poco de melón. Cualquier opción es válida para enriquecer la merienda. Las frutas son ricas en numerosos nutrientes y vitaminas y, además, poseen pocas calorías.

  6. 6 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'Cocina para niños' en la categoría de 'Comidas y bebidas'. También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - 'Cómo preparar un sándwich con forma de cerdito'.

    - 'Cómo hacer tarta de chocolate y galletas'.

    - 'Cómo hacer pizza de atún'.

 

Subido el 30/09/2014 por:

Practicopedia
Practicopedia

Líder del How-To audiovisual en España. También en Facebook.com/practicopedia y Twitter.com/practicopedia

Artículos relacionados

Videos relacionados